Notas sobre la historia botánica en Paraguay



Las primeras herborizaciones paraguayas fueron realizadas por el Dr. Rengger, médico suizo, que visitó el Paraguay hacia los años 1820, cuando el país estaba encerrado en sí mismo.

Después, fue necesario esperar unos cincuenta años para realizar una recolección de envergadura. Citaremos aquí el nombre de Benjamin Balansa (de origen Francés) que realizó entre 1870 y 1880 importantes colecciones, principalmente de Gramíneas, en el este del Paraguay (Región Oriental).

Unos años más tarde, hacia 1887, Moisés Bertoni (naturalista suizo) se instaló en las orillas del Paraná donde creó un pequeño centro de investigación. Sus trabajos, que comprendían diversas disciplinas (geografía, clima, botánica, etc.) estaban dirigidos principalmente hacia la botánica aplicada. Sin embargo, llegó a constituir importantes colecciones botánicas en su patria de adopción, desgraciadamente destruidas en varias ocasiones por los insectos, y que hoy se intenta reconstituir.

En esa época, entre 1883 y 1897, otro botánico suizo, Marc Micheli, publicó una serie de "Contribuciones a la Flora del Paraguay" basándose en diferentes trabajos efectuados en las regiones limítrofes, por ejemplo la célebre "Flora Brasiliensis". Durante esos estudios Micheli comprobó que un buen número de las colecciones realizadas por Balansa no habían sido estudiadas, lo que motivó esta serie de trabajos.

Es también en esa época (1887) cuando el Dr. Emile Hassler, médico naturalista de origen suizo, se instaló en Paraguay. El es el florista por excelencia del Paraguay. Rápidamente dejó su profesión para dedicarse enteramente al estudio de la flora del país. Con la colaboración de Teodoro Rojas sus herbarios alcanzaron muy pronto un gran volumen (unos 13'000 especímenes). Con el fin de estudiarlos viajó a Ginebra y confió su herbario al Conservatorio. En colaboración con Robert Chodat publicó el resultado de sus estudios bajo el título de "Plantae Hasslerianae", una lista de las plantas recolectadas por él en Paraguay. A ésta se añadieron una serie de estudios complementarios, publicados bajo el título de "Novitates paraguarienses".

Además de la obra citada, Robert Chodat, luego de un viaje de recolección al Paraguay en 1914, publicó el resultado de esa misión bajo el título de "La végétation du Paraguay" (1916). El herbario constituido en esa ocasión fue depositado en la Universidad de Ginebra (colección Barbey Boissier) hoy en el Conservatorio. Chodat describe los diferentes paisajes del Paraguay y realiza estudios taxonómicos de varias familias.

Carl Fiebrig fundó en 1914 el Museo de Historia Natural - Jardín Botánico y Zoológico que dirigió hasta 1936. Las colecciones conservadas en el herbario fueron realizadas por el propio Fiebrig en Paraguay y Bolivia, a las cuales posteriormente fueron agregándose las de otros colectores (Hassler, Rojas, Pavetti, etc.).

Desde la muerte de Hassler en 1937 hasta 1978, se abre un paréntesis en la tradición de colaboración científica entre los dos países. Al final de los años setenta, la Cooperación Técnica Suiza encomendó la realización de un manual sobre los árboles del Paraguay. Desde entonces prácticamente cada año el Conservatorio organiza viajes de recolección y de estudio a este país. Además, nuevas instituciones continúan las recolecciones y los estudios botánicos en la actualidad.

Las colecciones paraguayas, acumuladas a lo largo de un siglo, corresponden a dos períodos de la historia botánica del país. Llamaremos colecciones "clásicas" las que fueron realizadas antes de los años cuarenta y "modernas" las posteriores. El conjunto de esas colecciones reflejan, naturalmente, nuestros conocimientos florísticos del país.







© Conservatoire & Jardin botaniques
de la Ville de Genève